244 No hay mal que por bien no venga

Un día 05 de febrero estaba teniendo unos problemas con mi socio de aquel entonces. Sentía que las cosas se ponían complicadas en la sociedad pero en mi carácter positivo pensaba que todo tendría una solución apropiada y así de cualquier forma todo se arreglaría.

 

Cuando abrí la oficina, entendí que esa forma de dejar que la vida tome las decisiones por ti a veces es terriblemente perjudicial para tu persona y para los que te rodean.

 

Lo primero que vi, o mejor dicho, lo que dejé de ver fueron computadoras, muebles y podríamos decir que el 70% de la oficina había desaparecido.

 

Una mezcla de coraje, tristeza, desesperación, apatía, en fin, en ese momento entendí perfectamente a lo que se refieren con las emociones mezcladas.

 

Como los milagros cotidianos son entendimiento puro, ese fue uno pero de los más fuertes que he tenido en mi vida, por lo menos hasta ese momento.

 

Mi trayectoria como empresario de casi 10 años parecía estar llegando a su fin, me sentí que todo lo que había hecho estaba acabado, tal vez, era inconscientemente lo que esperaba, terminar con todo y posiblemente esa era la única forma de concluirlo.

 

El darte cuenta que todo lo que has hecho hasta el momento, ha dejado de existir así como así. Literalmente, de la noche a la mañana todo se esfumó.

 

Es donde comprendes eso que habían dicho tantas veces, tu vida puede cambiar de manera intempestiva de un día para otro, pero necesitas vivirlo para entenderlo, créeme que me quedó muy claro.

 

En el recuento de los daños y regresando a la realidad veo que la cuenta de banco había sido vaciada.

 

La empresa seguía existiendo pero sin recursos, sin colaboradores, sin equipo, pero si con trabajo, con deudas, con servicios que ofrecer, entre otras cosas.

 

Hasta ese momento era lo más grande a lo que me hubiera enfrentado, me sentía en un duelo enorme, nadie había muerto, pero una parte de mí sí.

 

Me sentía fracasado, exhausto, con ganas de correr, huir del país, solo alejarme y después de muchos años regresar esperando que todo se hubiera olvidado y esfumado.

 

Esos eran una parte de mis sentimientos encontrados, pero a la vez sabía que jamás podría hacer eso, mi consigna siempre ha sido dar la cara, enfrentar las cosas y salir adelante, pero ¿Cómo enfrentar eso? Sin trabajo, sin dinero, sin colaboradores, sin oficina, sin empresa…

 

En aquel entonces pensaba que toda esa situación me superaba totalmente y con creces, en realidad así era, pero es precisamente cuando caes al fondo que dices ¿Qué más? ¿Acaso es todo? Bien, entonces, a subir.

 

Dentro de toda esa turbulencia me encontré con personas que me tendieron la mano, algunas que sin necesariamente desear ayudarme lo hicieron y después de todo encontré un camino que gradualmente me hizo salir adelante.

 

¿Sencillo? En lo más mínimo, me costó mucho tiempo, trabajo y esfuerzo salir de las deudas, restablecer la empresa y empezar desde abajo.

 

Pero es posible, ahora que veo al pasado y recapitulo, bendigo ese momento. En aquel entonces estaba cegado por un proyecto y nada me podía hacer que lo dejara, solo eso que pasó.

 

Después de ello inicié un nuevo negocio y funcionó 10 veces mejor, mi vida fue mejor. Puedo decir sin temor a equivocarme que desde ese momento todo alrededor de mí es mejor.

 

En aquel entonces ni de broma pensé decir esto, pero ahora con plena conciencia y convicción lo digo, agradezco infinitamente a mi ex-socio que sin querer hacerme un bien lo hizo, bendigo el momento en que fue vaciada mi oficina y me quedé sin trabajo, todo tiene una razón de ser.

 

Cuando la situación adversa la puedes transformar en algo positivo es cuando el significado de la vida cobra sentido, es cuando aparecen los milagros cotidianos porque entiendes que todo es parte de un plan maestro.

 

La vida tiene muchas enseñanzas, lo importante es poderlas visualizar y aprender. “No hay mal que por bien no venga“, todo está unido y es parte de algo más grande.

 

Encontrar lo positivo en cada cosa de tu vida te engrandece, en verdad es posible, todo depende de ti.

 

Realmente me siento muy agradecido con todo lo bueno y lo malo que me ha pasado porque ambas cosas me han transformado en una mejor persona.

 

Mientras que lo adverso me ha convertido en una persona más fuerte, también me ha dado la experiencia para actuar en circunstancias difíciles, en sí, me ha forjado. Por otra parte, lo bueno me ha dado las energías para sobrellevar cada una de esas pruebas.

 

Todo lo que nos sucede lleva una finalidad superior, encuéntrala y tu existencia será una experiencia inolvidable.

 

Aprendizajes del día:

  • Si quieres que las cosas sucedan, toma decisiones
  • Tu vida puede cambiar de manera intempestiva de un día para otro
  • La consigna es, siempre enfrentar
  • Agradece incluso a aquel que te hizo daño, en realidad te pudo haber hecho mucho bien
  • Cuando puedes transformar lo negativo en positivo, has aprendido la lección
  • No hay mal que por bien no venga
  • Encontrar lo positivo en cada cosa de tu vida te engrandece

 

 

Continúa en el Milagro Cotidiano 250 De regreso al pasado – Parte 01

 

Facebook Comentarios
%d bloggers like this: