016 El error de uno, la bendición de otro

¿Será posible que el error de uno, sea la bendición del otro? No lo creí hasta que lo vi con mis propios ojos. Mientras caminaba por la calle, iba un poco distraído pero algo definitivamente captó mi atención.

 

Vi como un charco de agua anegaba una de las calles por las cuales transitaba, al principio pensé “¿Cómo es posible que eso pase?”.

 

Iba a comenzar a quejarme sobre la situación, pero recordé que estaba bajo un régimen “sin quejas” así que decidí que en vez de ver lo negativo, debería buscar algo positivo aun cuando pareciera lo contrario.

 

La verdad me resultaba muy difícil encontrar algo positivo en esta ocasión. El agua era demasiada, parecía como si un tubo se hubiera roto, ya no corría el agua pero si era mucha.

 

Me intentaba concentrar en otra cosa pero me lamentaba de que alguien tan inconsciente había causado ese tiradero de agua, me parecía algo realmente incomprensible.

 

Mientras continuaba en mis disertaciones negativas acerca de “esa tragedia” y concluía con ese pensamiento, es cuando al percatarme bien y al observar con detenimiento, veo a unas palomas que estaban en el gran charco de agua que se hizo.

 

Podría expresarlo de otro modo pero la mejor forma para decirlo es que estaban “celebrando”, bebían, revoloteaban y brincaban de un lugar a otro.

 

Por estar tan preocupado por la persona o personas inconscientes causantes de ese error, había omitido algo sorprendente. Fue entonces cuando comprendí el milagro cotidiano inmerso en la situación.

 

Pensé, de haberse presentado diferentes las cosas y sin ese error, la felicidad en las palomas habría sido inexistente. ¡Qué maravillosa es la vida! Fueron las palabras que vinieron a mi mente en ese momento, el error de uno es la bendición del otro.

 

A veces estamos tan centrados en los errores que los demás cometen o que nosotros mismos cometemos que olvidamos que detrás de cada error o pérdida hay una bendición.

 

Si bien lo dice la antigua frase “no hay mal que por bien no venga”, es decir, todo sucede por algo. Mientras sigamos inmersos en nuestro duelo o pérdida jamás podremos entender el regalo que nos ha sido otorgado al mismo tiempo.

 

Quiero ser más paciente con las personas a mi alrededor y más comprensivo también conmigo mismo. Entender que todo error lleva un futuro promisorio de aprendizaje.

 

Cada situación en mi vida desencadena siempre en algo positivo para mi persona, porque a pesar de que a simple vista parezca desconcertante lo que se me presenta, siempre lleva un significado superior, como el charco y la felicidad de unas palomas.

 

Deseo de todo corazón que nuestros errores causen tanta felicidad como a esas palomas. También sé que en otros casos haremos daño pero incluso en esas situaciones nunca es tarde para decir, lo siento y enmendar el daño causado.

 

De ahora en adelante quiero preguntarme cada vez que intente recriminar a alguien por sus errores ¿Qué buscas? ¿Intentas corregir o aprender de las vivencias? Quiero aprender y ser mejor persona como todos los demás.

 

Aprendizajes del día:

  • Evita corregir, porque el error de uno es la bendición del otro
  • Vive sin quejas, encuentra lo positivo y tu vida será mejor
  • Detrás de cada error o pérdida hay una bendición
  • No hay mal que por bien no venga
  • Todo error lleva un futuro promisorio de aprendizaje
  • Cada situación en mi vida desencadena siempre en algo positivo para mí
  • ¿Intentas corregir o aprender de las vivencias?

 

 

Facebook Comentarios