Pide y recibirás

Visitando a un prospecto de cliente en sus oficinas mientras esperaba pacientemente a que me atendiera. Al momento llegó una persona y también estaba esperando para ser atendida. Por alguna razón comenzamos a conversar de plantas, le dije que desde hacía un buen tiempo andaba pensando en plantar algunos arbustos pero que se me hacía complicado el plantarlos por mi cuenta. La persona me indica que él podría hacerlo ya que tenía un vivero.  Inmediatamente pensé en la frase pide y recibirás.

Al día siguiente me visita en mi oficina, me indica que me cobra cierta cantidad, a lo que respondo que por el momento se me dificultaba desembolsarla, pero con desición firme de él mismo surge la propuesta de un intercambio, los arbustos plantados y abonados por un sitio web, a lo cual respondo que es apropiado y en ese momento cerramos el trato. Un milagro cotidiano, y me pregunto en unos momentos más ¿Qué tan frecuentemente pides?

Es una de las preguntas que me he hecho recientemente. Y como lo sabemos, la vida es un ciclo sin fin, todo lo que das es lo que recibes. Si diariamente estás otorgando también es conveniente el pedir para generar el ciclo perfecto. Hay una frase que me gusta mucho y que dice “El pedir no empobrece“. Lo cual indica que aunque pidamos y nada se nos otorgue, ya habrás dado un paso más hacia adelante para lograr lo que sueñas o deseas.

Como si fuera ayer recuerdo a mi madre decir, “no pidas nada, tu sentadito sin causar problemas y si te ofrecen algo siempre di que estás bien”. Eso marcó mi infancia, adolescencia, juventud e incluso actualmente soy un poco así, pero me estoy componiendo (sonrisas). Para mí era algo así como un dogma de fe. Conozco a varias personas que les pasa lo mismo y otras que son todo lo contrario. Considero que simplemente debe haber un equilibrio porque todo lo que pides y se te otorga se te solicitará de regreso en algún momento de tu vida.

Recientemente en muchos lugares nos recuerdan y recomiendan: pide y recibirás ¿En qué estarían pensando nuestros padres cuando nos decían “no pidas”? Tal vez ellos temían al rechazo y nos quisieron evitar ese “dolor”, por eso “nos protegían” de esa manera. O tal vez ellos sabían que estaban dando poco que temían una compensación futura de la vida, en ese caso, considero que lo más prudente en vez de limitarnos es dar más para cuando tengas que tomar algo de la vida lo puedas hacer con toda libertad y sin remordimientos.

Algunas personas evitan pedir por temor al rechazo. Considero que debemos tener muy presente  que pedir es muy diferente a creer que siempre obtendrás lo que quieres. Por supuesto, pedir es una forma de llegar a ello. Siempre y cuando estés consciente de que lo peor que puede pasar es que alguien te diga “NO”. Ante esta negativa nada puedes hacer, excepto volver a intentar con esta persona u otra. Todo lo demás sigue igual y sin problema como siempre.

Así que si tienes esto en mente ¿Qué puede pasar? Se valiente y pide, de seguro eso que tanto has buscado lo puede tener tu compañero de trabajo, tu hermano, cónyuge, primo, vecino o quien sea. Lo importante es conectarte con las personas, comunicarte con los demás. Sin embargo, algo muy importante es que en reciprocidad puedas dar también, si haces esto, ten por sentado, como luego dicen, que cada petición tuya será considerada como un honor ante tu benefactor.

¿Acaso no te ha tocado cuando una persona es muy generosa contigo y cuando ésta te pide algo te desvives por atenderla y agradarle? También pasa lo contrario, si tú solo pides y pides llega un momento en que la gente se aleja o trata siempre de sacarte la vuelta. En lo personal me gusta estar del lado de las personas generosas porque cuando pido algo tengo la certeza de que las puertas se abrirán y si no se abren, entonces, tengo varias opciones lo cual es muy conveniente.

Evita limitarte, pregunta, pide, de seguro yo tengo lo que tu necesitas y en caso contrario, tal vez conozca a la persona que lo tenga, recuerda que eres un ser ilimitado, todo está a tu alcance, solo debes pedirlo.

Facebook Comentarios