054 Todos nos quedamos solos

Cuando hacía ejercicio en mi casa me compré una caminadora y al principio me gustaba la comodidad de solo despertarme y listo, a caminar y correr. Pero después de cierto tiempo extrañaba la proximidad de las personas.

 

Así que decidí ir al parque a hacer ejercicio y además de encontrarme con personas. El simple hecho de encontrar a alguien con nuestra misma actividad nos vuelve cómplices y genera un compromiso de seguir haciendo lo mismo.

 

Un día comencé mi rutina de madrugada y cuando es muy temprano me encuentro a una o dos personas, a veces a ninguna. En esta ocasión estaba completamente solo. Me agrada el parque siempre de cualquier forma.

 

Cuando estoy solo aprovecho para meditar, admirar la belleza de los árboles, las plantas con flores multicolores, etc. Además es un muy buen tiempo para analizar cómo me está yendo en ciertas situaciones y que haré al respecto. En fin, es algo que disfruto mucho.

 

Si te quedas más del tiempo en el parque lo más probable es que te vuelvas a quedar solo. Tal como me ha pasado en muchas ocasiones.

 

A veces me gusta quedarme un rato más porque las disertaciones que debí haber hecho antes no pude hacerlas debido a que llegaron las personas. Sin embargo, decidí cambiar mis pensamientos matutinos por la maravillosa compañía de una o varias personas.

 

En uno de esos momentos de soledad entendí el milagro cotidiano. Todos nos quedamos solos en algún tiempo de nuestra vida. Es normal y natural.

 

Siempre estaremos solos en algún momento ya que la vida, como nos lo han indicado, se asemeja a un recorrido donde hay partes que las andamos con compañía y otras en soledad. Ambas son importantes y trascendentes.

 

Me gustan ambas partes, he tenido la oportunidad de disfrutarlas. Cuando hay personas es grandioso porque las decisiones se pueden tomar en consenso, el recorrido suele ser muy divertido y ameno. Cada persona le imprime un sello especial al camino.

 

Con cada individuo que caminas el sendero vas aprendiendo más y mejores cosas. El encontrarte a muchas personas en el trayecto lo hace más interesante, sin embargo, todas las personas en algún momento se tienen que ir, incluyéndote a ti.

 

Al principio puede ser difícil pero si lo recuerdas, ese camino lo iniciaste solo y era genial haber tomado la decisión de perseguir y vivir tus sueños. Cuando te acostumbras a estar solo te das cuenta que hay una magia muy especial en cada momento, en cada situación.

 

Aunque es grandiosa la compañía, también lo es el tener tu propio espacio para sentirte a plenitud contigo, porque tú tienes la capacidad de sentirte una persona completa y feliz.

 

Es cierto, nos han dicho que la soledad es muy mala consejera, que la soledad es tristeza y que “debemos” estar acompañados. Tal vez esas frases fueron dichas por personas a quienes la soledad les pareció muy difícil ya que estuvieron de seguro muy acostumbrados a alguien.

 

Sin embargo, considero que la soledad cuando la miras como parte de tu vida es algo grandioso, porque te permite conocer a la persona más importante sobre la faz de la tierra, a ti.

 

Aprendizajes del día:

  • Tener convicción para lograr algo en la vida es bueno, pero tener un cómplice ayuda mucho
  • Date tiempo para ti, tienes muchas cosas que contarte y resolver
  • Todos nos quedamos solos en algún tiempo de nuestra vida
  • Cada persona le imprime un sello especial al camino que recorres
  • Todas las personas en algún momento se tienen que ir, incluyéndote a ti
  • Tú tienes la capacidad de sentirte una persona completa y feliz

 

 

Facebook Comentarios