096 Un día pleno

Fui a visitar a un amigo que estaba enfermo, al llegar a su habitación lo veo sonriente y le pregunto, te ves muy bien, y me dice de manera irónica ¿Qué esperabas? Tartamudeo un poco y le comento, pues es que estás enfermo, venía según yo a darte ánimos pero…

 

Jajajaja, él suelta una carcajada y me dice, estoy enfermo es cierto, pero enfermedad también es sinónimo de descanso, meditación y entendimiento.

 

La verdad me esperaba todo excepto que fuera encontrarlo así y mucho menos que me dijera esas palabras.

 

Por lo regular creemos que “todos” los enfermos desean cuidados, atención y se sienten “chipilones” pero la verdad es que es bien sabido que las generalidades son malas. Mi amigo es una persona sorprendente. No solo no se queja sino que el que sale motivado, feliz y teniendo un día pleno es uno.

 

Recuerda, continuó diciéndome, que la enfermedad es solo eso, depende de cómo la mires, son procesos y si lo entiendes de esa forma verás que siempre hay algo que aprender.

 

Por lo tanto tiene poco que ver con la apatía o el mal humor. Tampoco trato decirte que es agradable sentirse mal físicamente, pero todo depende de como mires las cosas. En mi caso me gusta saber que todo tiene un propósito en la vida y todo sucede por algo.

 

Te lo comentaba hace rato, el estar enfermo en este momento es porque siento que debo analizar mejor las cosas, preguntarme seriamente ¿Por qué me está pasando esto? Una enfermedad es como un frenón en plena carretera, no lo haces seguido ¿Verdad? Por supuesto que no, le respondí y él continuó.

 

Pues de igual forma, la enfermedad, la mayor parte de las personas, no la tenemos como una constante, más bien, es un indicador de que algo está mal con tu forma de proceder, por ello es importante ya que se te forza a detenerte, comprender bien las causas.

 

Esto me hace pensar en la historia de la mujer de los tres cabellos. La has escuchado ¿Verdad? Lo vi tan emocionado platicando que ni de broma le hubiera dicho que si. Era una oportunidad única de escuchar esa historia proviniendo de él.

 

Comenzó diciendo, esta era una mujer que al despertar y mirarse al espejo notó que solo tenía tres cabellos, el resto se había caído.

 

La mayor parte de las personas se quedaría en casa lamentándose, desearían que nadie los mirara, sería algo terrible para muchos de nosotros.

 

En cambio ella primeramente se quedó muy pensativa, después de varios minutos de verse desde diferentes ángulos dijo, puedo hacerme una trenza, sonriendo, puso manos a la obra y disfrutó de su día.

 

Al siguiente día se da cuenta que ahora tenía solo dos cabellos, de nuevo se quedó muy pensativa, cualquiera diría que estaba preocupada o que estaba a punto de caer en depresión.

 

Sin embargo, después de varios minutos dijo, bueno, me puedo hacer unas coletas, una a cada lado, con mucho cuidado lo hizo y tuvo un gran día.

 

A la mañana siguiente solo tenía un cabello, sin pensar mucho en esta ocasión dijo, me haré una cola de caballo, pasó el día de lo mejor y por la noche meditaba tranquilamente sabiendo que había tenido un día sorprendente porque así ella lo había definido, dijo, el día de mañana será todavía mejor.

 

Al día siguiente despertó y ningún cabello tenía sobre su cabeza… volvió a sonreír diciendo, muy bien, adiós preocupaciones acerca de mi peinado, me siento libre, ahora ¿En qué estaba? ¡Ah! sí, tengo que salir y tener un día mejor que el de ayer. Y así sucesivamente un día pleno sucedió al otro en su vida.

 

Esa tarde, con mi amigo, es una de las más grandes en mi vida, realmente memorable, visitar a un enfermo y tu salir reconfortado no tiene precio.

 

Después de verlo así pensé que jamás cuando estuviera enfermo me iba a sentir deprimido pensando en todo lo malo que me sucede, sino que sería como él, tendría que vivir cada día y aprender lo más que pueda, incluso en esas situaciones. Me fui de esa habitación pleno de haber experimentado un milagro cotidiano incomparable.

 

Aprendizajes del día:

  • Enfermedad también es sinónimo de descanso, meditación y entendimiento
  • Todos son procesos, siempre hay algo qué aprender de cada uno
  • Todo tiene un propósito en la vida y todo sucede por algo
  • Una enfermedad es como un frenón en plena carretera
  • Tu día es lo que deseas de él
  • Que tus desafíos sean oportunidades de mejora para ti

 

Fotografía: Wendy Farha, cantante y testimonio del documental “Beauty and the Breast“.

 

Facebook Comentarios