130 Feliz día de las madres

Que día tan especial es hoy, 10 de mayo, el Día de las Madres. Para algunas personas (espero que para la mayoría), es un día de celebración porque pueden demostrarle, ese cariño tan sublime que le tienen a una de las personas más queridas en su vida, la madre.

 

Para los que ya no la tenemos es muy grato recordarla y saber que también tuvimos una, que fue grandioso mientras estuvo y que aunque ya no esté con nosotros el resto del camino, siempre su imagen y enseñanzas estarán con nosotros.

 

Serán cosas que nos acompañarán por siempre porque el solo pensar en ella nos recuerda del amor incondicional que debemos profesar a los demás tal como ella nos lo enseñó.

 

También aquellas mujeres que han tenido la fortuna de ser madres (biológicas o adoptivas). Que desempeñan un papel sorprendente en la vida de todo ser humano.

 

Su tarea es ardua e infinita. Sin embargo, la aceptaron desde el principio sabiendo que sin importar lo que pasara siempre estaría su amor incondicional ante todo.

 

Ellas nos enseñaron a ser responsables, independientes, valientes y capaces para realizar cualquier tarea. Nos cuidaron de niños y de adultos nos guiaron.

 

Nos enseñaron valores tales como el respeto, el amor incondicional a nosotros mismos y al prójimo, ser pacientes con nuestros hermanos y tolerantes con los extraños. Amables con el vecino y a defendernos cuando consideráramos que debíamos hacerlo.

 

En algún lugar leí esta historia y hoy considero que es un día para compartirla por ser una ocasión tan especial como ésta. Sé que tal vez ya la leíste en algún lado y si no, te la comparto.

 

Mi madre fue tan genial como la madre de la historia, le agradezco haber estado conmigo durante el trayecto que estuvo.

 

Un hijo se quejaba con su madre de las tribulaciones diarias de su vida, le indicaba con detalles todas las cosas por las que tenía que pasar.

 

Comenzó diciendo que en su trabajo era tratado injustamente, que en nadie podía confiar ni en sus amistades. Se sentía tan cansado de lidiar con tantas cosas. Todo le resultaba tan difícil.

 

Ella lo escuchaba pacientemente sin decir palabra alguna, solo se concretaba a ponerle toda la atención posible, sabía que él la necesitaba y por eso ella estaba ahí para él.

 

Solo para él, su escucha total era indispensable. Una vez que el hijo se hubo desahogado le dijo, ven tesoro y lo llevó a la cocina de su casa.

 

Llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. Le dijo, me permites un momento, recordé que tenía que hacer algunas cosas, en unos instantes me desocupo para que me sigas contando lo que te pasa.

 

En una olla colocó zanahorias; en otra, huevos; en la tercera, puso granos de café. Una vez concluida esa labor, le ofreció una disculpa por la interrupción y le dijo que continuara. El hijo continuó un poco más tranquilo pero seguía lamentándose.

 

Transcurridos veinte minutos interrumpe al hijo y poniendo frente a él las tres ollas le dice ¿Qué ves?

 

El muchacho molesto responde, zanahorias, huevos y café. Por favor mamá, te estoy contando algo importante y tu me enseñas tres ollas con comida ¿A qué viene esto?

 

Ella amablemente le responde, es química, las tres cosas se han enfrentado a la misma adversidad, agua hirviendo, pero han reaccionado de forma diferente.

 

La zanahoria llegó al agua fuerte y dura, pero después de pasar por el agua hirviendo, se ha puesto blanda, fácil de deshacer.

 

El huevo ha llegado al agua frágil, su débil cáscara protegía un tesoro interior, aunque después de estar en el agua hirviendo, su interior se ha endurecido.

 

Los ojos del hijo se hacían cada vez más grandes y su gesto cambiaba de molestia a comprensión. Sabía que su madre siempre tenía algo que enseñar en cada cosa que hacía.

 

Después se comenzó a enrojecer por haberse molestado anteriormente y tomando aire prosiguió escuchando.

 

Los granos de café, por otra parte, después de exponerse al agua hirviendo, han sido capaces de cambiar el agua y sus propiedades, además de permanecer fuertes ¿Cómo reaccionas tú ante la adversidad?

 

El hijo decidió darle un abrazo a su madre, comprendiendo que como siempre todo dependía de él. Si en su trabajo lo trataban de cierta forma era porque él así decidía ser tratado. Si sus amistades eran las incorrectas era porque él así las había elegido.

 

Le quedó muy claro que la respuesta a todo siempre estaba en sus manos. Sin decir más, continuó abrazando fuertemente a su madre mientras con sollozos le agradecía.

 

Las madres son maravillosas con ternura, paciencia y sobre todo, con amor nos traen a la vida. En definitiva estoy de acuerdo, las madres son ángeles enviados a nosotros para protegernos y guiarnos. Feliz Día de las Madres.

 

Reflexiones del día:

  • Una madre es un ángel que nos protege y guía siempre
  • ¿Cómo reaccionas tú ante la adversidad?
  • ¿Eres fuerte y desafiante pero si alguien te grita te amedrentas?
  • ¿Aparentas ser débil y con timidez pero cuando pasa algo adverso te alteras y pierdes el control?
  • Quiero ser como el café, permanecer firme en mis convicciones y cambiar mi entorno

 

 

Un pequeño regalo para las madres

Facebook Comentarios