104 Sueños escritos

La juventud llena de sueños e ilusiones por lograr, es maravilloso platicar con personas que recién egresan del bachillerato o están por egresar. Traen una energía envidiable, un empuje sin igual, te contagia y recuerdas esos días.

 

Si esos momentos tu los estás viviendo actualmente, disfrútalos a plenitud, después serán motivo de muchas sonrisas y añoranzas especiales. En caso de que ya los hayas vivido, entiendes perfectamente a lo que me refiero.

 

Tuve la oportunidad de dar una platica para jóvenes que están a punto de realizar la “temible y emocionante” decisión crucial de su vida. Elegir una carrera profesional. Ver las caras de asombro, felicidad, temor y muchas emociones proyectadas en esa maravillosa edad, es algo grandioso.

 

Mientras conversaba con la parvada de jóvenes formulo una pregunta convencional y obligada ¿Tienes un plan de vida? Llenos de entusiasmo responden casi al unísono, claro que sí.

 

Se dejan escuchar los múltiples planes que tienen. Hay sonrisas y carcajadas cuando los más aventados expresan abiertamente sus pretensiones de querer ser empresarios, trabjajadores de gobierno, médicos y un sin fin de planes y sueños por cumplir.

 

De pronto, la atmósfera se enturbia cuando realizo la siguiente pregunta ¿Tu plan lo tienes por escrito, con fechas y actividades para lograrlo?…

 

Se hace un silencio incómodo y comienzan a decirme, pero ¿Para qué? Lo tengo muy claro en mi mente ¿Para qué escribirlo?

 

Algunos que comprenden la importancia guardan silencio y alguno que otro apunta algo. A continuación les doy toda una explicación de lo importante que es tener su plan escrito y con fechas de compromiso. Espero que lo hayan por lo menos considerado.

 

Algunas personas evitan hacer planes porque estos raras veces o nunca salen como uno lo desea. Esto es cierto cuando tus planes incumplen con ciertos requisitos que he explicado en el acróstico de las metas.

 

Pero cuando esos deseos los transformas en sueños escritos, lo mas probable es que los cumplas en un alto porcentaje sino es que al 100%, o sea, tal como los soñaste. Cada deseo es factible de lograrse, solo sigue el proceso al pie de la letra.

 

Platicando con mi sobrina Michelle le comento, la oficina en la que estamos actualmente se dio de “alguna forma”, pero fue un sueño hace 10 años.

 

Me dijo, ¿ves? siempre se logran los sueños, le respondí, cierto, pero esta oficina debió haber llegado hace 10 años, está bien que ahora la tengamos pero imagina si hubiera escrito mi plan de vida como te comento, tal vez se hubiera dado mucho antes. Tener los sueños escritos enfoca los esfuerzos.

 

Esto es parte de lo maravilloso de la vida, cada cosa que nos sucede nos otorga un valioso aprendizaje, o sea, un milagro cotidiano. Pero también es muy valioso aprender de las experiencias de otros, es decir, escarmentar en cabeza ajena.

 

Si hubiera hecho esto, lo más probable es que muchos de mis sueños los hubiera realizado antes de tiempo porque me hubiera trazado un camino que otros ya habrían recorrido con éxito.

 

El creer que teniendo los planes en la mente y esperar firmemente que se logren sin más, es una parte importante y es necesaria, pero considero que es la fase previa para que los sueños se realicen.

 

Creer es un buen paso, pero se necesitan las bases para el logro de tus objetivos, es decir, si quieres que algo se realice, escríbelo, cuéntalo y comprométete.

 

Si quieres que un sueño se cumpla ponle fecha. Los sueños escritos son completamente realizables.

 

Aprendizajes del día:

  • ¿Tienes un plan de vida?
  • Si quieres que un sueño se cumpla ponle fecha
  • Cada día ten un sueño por cumplir y tendrás una vida por vivir
  • Logra tus sueños, escríbelos, cuéntalos y comprométete
  • Tener los sueños escritos enfoca los esfuerzos
  • Cada deseo es factible de lograrse, solo sigue el proceso

 

 

Facebook Comentarios