117 Luchador incansable

Mi amigo Javier Lozano es una persona sorprendente por muchas razones. La primera por ser un empresario, por animarse, arriesgarse, creer y triunfar.

 

El ser empresario es una tarea que pocos deciden realizar y él la ha llevado a cabo durante más de 20 años de manera sorprendente.

 

Siendo primeramente un emprendedor visionario y luego un empresario trabajador y empedernido en el logro de sus sueños. Un luchador incansable.

 

Además, es un hijo sorprendente que tuvo la fortuna de tener a sus padres juntos y apoyarlos tanto emocional como económicamente.

 

De una forma incondicional ha honrado a sus padres tanto que a muchos nos costaría trabajo entenderlo, y mucho más allá de eso, el realizarlo de manera constante.

 

También lo admiro porque es muy trabajador, siempre busca la mejor forma de hacer las cosas. Le gusta leer mucho y aprender cosas constantemente para aplicarlas tanto en su vida personal como profesional.

 

Tal vez en este momento dirás ¡Qué bien! Pero no parece tan sorprendente, eso lo puede hacer cualquier persona ¿Qué es lo admirable?

 

Si eso te parece poco tal vez necesite comentarte que él tiene una enfermedad degenerativa en su columna vertebral desde que era adolescente, esto le ha ocasionado muchos trastornos en diversos aspectos de su vida.

 

Actualmente camina con dificultad pero nunca ningún tipo de malestar o dolencia lo ha inhibido para cada día dar lo mejor de si mismo en cada cosa que hace.

 

Recuerdo que en una de nuestras charlas me comentó que realizó un viaje con unos amigos. Me comentaba que el viaje había estado de lujo, se divirtieron mucho y un día antes de regresar tuvo un percance, que en ese momento lo consideró sin importancia.

 

Me indicó que por un descuido tuvo un accidente en el baño del hotel, mientras se daba un baño resbaló y cayó.

 

Mientras me contaba la experiencia con lujo de detalles me dijo, te voy a ser sincero, me dolió mucho el golpe pero nada “fuera de lo normal”, como él mismo lo expresó con la naturalidad del mundo.

 

Porque habrás de saber que parte de su enfermedad es estar sometido a un dolor constante del cual pocos amigos saben porque él jamás se queja al respecto.

 

Es una persona tan estoica que no solo no lo menciona sino que además de asumirlo busca vivir una vida feliz y plena.

 

Siguiendo con la historia me comenta, dos días después siento que el dolor era un poco más intenso que el de costumbre, cuando me dice esto le pregunto ¿cómo que el de costumbre?

 

Me responde con una sonrisa ¡Ay amigo! Te acostumbras, con esta enfermedad me levanto todos los días con dolor, pero nada tan grave que me impida seguir adelante con mis planes y trabajo.

 

Prosiguió y me contó una historia fuerte, pero lo más importante no son los detalles del accidente y todo el proceso que llevó a cabo para recuperarse, sino su reacción ante ello, sobreponerse al dolor rápidamente y a seguir adelante como él mismo lo expresa.

 

Estos héroes vivientes crean milagros cotidianos y me hacen pensar en la frase que me viene a la mente cuando escucho alguna queja de alguien, “la vida es dura ¿Comparada con qué?…”

 

Aprendizajes de una persona sorprendente:

  • Anímate, enfócate, arriésgate, cree y triunfa
  • Aprende cosas constantemente
  • Cada día es una oportunidad, vívelo con intensidad
  • Busca vivir una vida feliz y plena
  • Sobreponte al fracaso, aprende y sigue adelante

 

 

Facebook Comentarios