165 Entre menos te escondes más brillas

Siguiendo el consejo de una muy buena amiga me dispuse a transplantar una higuera que por desconocimiento la planté cerca de una pared.

 

Cuando ella la vio ahí me dijo, te recomiendo moverla porque cuando crezca te pude tumbar la pared. Las higueras son árboles grandes y frondosos muévela un poco hacia el frente.

 

Con un poco de desconfianza y mala gana me dispuse a hacerlo un día de descanso. Mientras excavaba el hoyo, más frustrado me sentía porque el suelo era muy malo, duro, lleno de piedras y vidrios.

 

Desconocía el porqué la tierra era tan árida y estaba de esa forma, sin embargo seguía cavando. Ya lo había empezado y tengo un hábito de concluir todo lo que comienzo. Así que con mala gana y todo seguí adelante.

 

Cavaba y me costaba mucho trabajo, piedra tras piedra, tener que rodear y excavar cada vez más por los lados.

 

Pensaba que el patio de mi casa había sido un basurero de escombro en otro momento porque había demasiadas piedras grandes e incluso grandes pedazos de cemento, recordaba con mucho “cariño” a mi querido padre cada que golpeaba la pala y casi se rompía en cada impacto.

 

Llegó un momento donde me topé con una piedra muy grande que me era muy difícil de remover. Decidí seguir por otro lado.

 

Mientras continuaba excavando, removía piedras y tierra, de pronto me encontré con que por más intentos por excavar más imposible me era el continuar. Estaba demasiado grande la piedra, pensé por un momento.

 

Decidí probar de otra forma, es decir, barrer un poco para descubrir que tan grande estaba la piedra y así saber a qué me atenía.

 

Cuál fue mi sorpresa que no era una piedra sino una gran placa de cemento. Algo similar a un registro de drenaje desgastado por el tiempo.

 

Seguí descubriendo la placa y me di cuenta que era muy grande tal vez de un metro por dos. Se veía muy fuerte y sólida, por tal motivo por más paladas que diera, nunca avanzaba.

 

Revisando me di cuenta que en una pequeña esquina había un agujero, tal vez lo dejaron a propósito para que fuera un respiradero o sabrá Dios para qué.

 

Decidí arrojar una piedra porque por el agujero no se alcanzaba a percibir nada. A pesar de que era de día se veía muy oscuro su interior. La piedra tocó fondo después de unos segundos, supe que estaba profundo pero no podía determinar si serían dos o más metros de profundidad.

 

¿De qué se trataba? ¿Qué estaría haciendo eso ahí? ¿Para qué fines? Fueron las preguntas que inmediatamente llegaron a mi cabeza. Después de mucho meditar y preguntar, mi conclusión es, lo desconozco, porque el que pudo haberme informado fue mi padre y falleció hace algunos años.

 

Sin embargo, mientras pensaba en todo ello descubrí que era un milagro cotidiano, es decir, cuanto más intentamos ocultar algo tanto más sale a la superficie.

 

A veces creemos que podemos “engañar” a los demás. Escondemos ciertas cosas a la vista de otros pero tarde o temprano salen a la luz.

 

Pensamos que porque nos creyeron los cuentos que les dijimos una vez, vivirán engañados de por vida, pero la realidad es otra. Tal vez la verdad se oculte por unos meses, un año, dos, diez, veinte o más pero tarde o temprano emergerá.

 

Todos guardamos cosas, es normal, es parte de nuestra privacidad y algunas veces parte de nuestras distorsiones del miedo. Entre más intentamos esconderlas a veces más desean salir a la superficie.

 

Entonces, creo que lo correcto es vivir con menos cosas que ocultar. Si todo saldrá a la luz pues que salga de una vez y vivir sin limitaciones o miedos.

 

Considero que entre menos cosas tengamos que “ocultar” ante los demás nuestra existencia será más ligera y feliz, entre menos te escondes más brillas, que razón tiene Marianne Williamson, nuestra luz es lo que más nos asusta.

 

Considera que entre más excavas más cosas encuentras, te pueden gustar o pueden darte miedo, pero todo siempre sale a la luz. Como en este caso, las cosas más profundas algún día serán desenterradas.

 

Aprendizajes del día:

  • Concluye todo lo que comienzas
  • Cuanto más intentamos ocultar algo tanto más sale a la superficie
  • A los demás los puedes engañar, a ti, jamás
  • Entre menos ocultas, más feliz eres
  • Nuestra luz es lo que más nos asusta
  • Las cosas más profundas algún día serán desenterradas

 

 

Facebook Comentarios
%d bloggers like this: