189 El sistema es lo que tu quieres que sea

Vi la película de Batman El Caballero de la Noche y me pareció una película muy triste, ya que de acuerdo a los argumentos expuestos, se pone en manifiesto lo que algunos dicen como “la naturaleza humana”.

 

Estoy en desacuerdo con ello, los seres humanos que deciden ser avariciosos, desleales, deshonestos, temerosos, egoístas, conformistas, etc. Lo hacen por voluntad propia, para mí esos son comportamientos aprendidos a lo largo de nuestra vida.

 

Nuestro entorno envuelto en miedo y sufrimiento nos ha enseñado ese tipo de cosas, pero de ninguna manera son parte de nuestra naturaleza, ya que considero que nuestra naturaleza es amable, abundante, interdependiente, generosa, rica, feliz

 

Hasta este momento me queda muy claro que las personas buscamos estados de confort y una vez encontrado haremos todo lo posible para que éste jamás desaparezca. Incluso a veces haremos cosas extrañas e inimaginables por conservarlo, sin importar si otros se perjudican.

 

Aunque me duela reconocerlo, pero me he visto envuelto en ese tipo de situaciones donde me justifico diciendo, es mío, yo me lo gané, me lo “merezco”, que otros luchen por su propia comodidad.

 

El milagro cotidiano abarcó no solo lo anterior sino que también me enseñó acerca de la incongruencia que nos ha sido enseñada y la hemos aprendido muy bien.

 

Me refiero a que mientras el sistema nos otorgue aquello que va de acuerdo con nuestros intereses todo puede seguir en paz, sin importar si el sistema es corrupto, deshonesto, injusto, etc., ¿o no?

 

Mientras obtengo lo que necesito todo está “bien”, ¿o no? Pero qué pasa si un día a mí me tocan un poco, en ese momento en que me vea desprotegido en solo un poco de mis intereses, lucharé contra quien se ponga en frente, hablaré lo malo que es el sistema, lo injusto que es y lo inconcebible que es que otros vivan en él.

 

Eso lo he vivido en varias ocasiones con colaboradores, e incluso yo mismo en varias circunstancias defendí causas porque “me lo merecía” ya que así me dijeron y ahora me tenían que cumplir.

 

A veces, el estado de confort nos hace berrinchudos y apáticos ¡Que digo a veces! La mayor parte de las veces, una persona en estado cómodo por mucho tiempo desarrolla ese tipo de comportamientos con mucha facilidad.

 

Hace poco hablaba con alguien con quien había trabajado en el pasado y nos reíamos de las cosas que hacíamos en aquel entonces, me comentaba, éramos tan felices, pobres pero felices, le pregunté ¿Te parece? O será que lo quieres seguir viendo de esa forma, si no es así ¿Por qué abandonaste aquel esquema cuando eras tan feliz?

 

Me responde, pues porque no cumplía mis expectativas, no generaba el dinero que ahora necesito, y por eso decidí entrar a una empresa profesional y con mayores beneficios para cubrir otras necesidades, y entonces me di cuenta que en aquel entonces era muy “feliz” pero no tenía con qué pagar hasta lo más mínimo.

 

Después, me puse a pensar en lo que hicimos para cambiar esa situación, creo que no fue mucho, era cómoda pero poco prometedora. Al final cada quien ve por sus propios intereses.

 

Después de reflexionar, le comenté, eso de ser feliz parecía ser poco real. Pensándola bien, él respondió, tienes razón, vivíamos en un espejismo, donde todo parecía feliz porque hacíamos muchas bromas, todo era muy “agradable.

 

En apariencia era muy bueno, pero en la realidad no era productivo y por eso terminó todo aquel proyecto, además de que nunca hicimos lo suficiente para hacerlo rentable, también fue nuestra culpa. Poco a poco las cosas caen por su propio peso.

 

Continuó diciéndome, aquel proyecto por más divertido que pareciera estaba destinado al fracaso mientras continuara así, todo era ambiguo, nadie sabía que se esperaba de cada quien.

 

Tampoco se producía lo necesario pero como todos éramos “tan felices” con nuestro propio confort, estábamos sin comprender la tormenta que se avecinaba.

 

Cuando me dijo eso mi antiguo compañero de trabajo, entendí que en el pasado creía que el trabajo y la felicidad jamás podrían llevarse bien, porque en aquel entonces así parecía.

 

Ahora creo lo contrario, puedes tener un esquema bien organizado y feliz al mismo tiempo, un esquema productivo y agradable, alcanzar ese equilibrio es lo que te llevará a ser y sentirte exitoso.

 

Nosotros creamos el sistema, si generas un sistema ordenado, con reglas claras, expectativas bien definidas, en sí, un sistema adecuado, todos los conflictos tienen una solución.

 

Siempre habrá retos, siempre habrá crisis, pero si el sistema lo generas apropiadamente y todos están de acuerdo, el resultado será un crecimiento integral de todos sus miembros y por consiguiente la felicidad.

 

Aprendizajes del día:

  • Nuestra naturaleza es amable, abundante, interdependiente, generosa, rica, feliz…
  • Si no es productivo desaparece
  • Tu vives en el tipo de sistema que promueves
  • El equilibrio es lo que te hace ser feliz y exitoso
  • Todos los conflictos tienen una solución ¿De qué lado estás?

 

 

Facebook Comentarios
%d bloggers like this: