205 ¿Maestro o alumno?

De esas veces cuando no entiendes ¿Maestro o alumno? ¿Quién soy? ¿Cuál es cual? Es lo que me hizo reflexionar la siguiente situación que viví al estar frente a un establecimiento comercial del cual salieron dos personas, uno de ellos traía una escoba y el otro aparentemente solo le acompañaba.

 

El chico que traía la escoba comienza a barrer, la otra persona, un señor tal vez 10 años mayor que él le indicaba la forma correcta de barrer y el chico aparentemente hacía su mejor esfuerzo para realizar las órdenes que se le indicaban.

 

El chico a simple vista lo hacía bien, pero su supervisor parecía estar poco satisfecho con la labor de éste, así que con un movimiento brusco le arrebata la escoba y él se pone a barrer la banqueta indicándole la forma exacta de cómo debía hacerlo.

 

Mientras le explicaba afanosamente le indicaba, así y así, de esta forma sí y de esta forma no. Una vez que él había creído que el chico estaba listo le regresa la escoba.

 

De nuevo el chico comienza a barrer a su forma o como mejor entendió, o tal vez como quiso y el supervisor le hace algunas señas que al parecer indicaban “quítate”. Le vuelve a arrebatar la escoba y él continúa barriendo hasta que casi limpia todo el espacio.

 

En ese momento dije, un milagro cotidiano, pensé, cuántas veces me afano en enseñarle a alguien cómo hacer tal o cual cosa pero como la persona lo hace un poco o muy diferente a como se le indica, termino haciéndolo yo por prontitud, urgencia o porque me desespera que la otra persona haga caso omiso de mis indicaciones.

 

Me puse a meditar ¿Qué tal si en vez de que yo haga todo el trabajo, le doy indicaciones precisas a la persona una vez o 2 pero muy bien, encargo el trabajo, me retiro y regreso más tarde solo para supervisar lo hecho?

 

Muchos me dirán, como ya lo han hecho, pues el resultado es que cuando regreses la persona lo habrá hecho como ella quiere y tal vez muy diferente a como se espera.

 

Es aquí donde yo digo, espera, la respuesta es sencilla. La persona a la cual le encargaste el trabajo debe hacerlo ahora correctamente porque recibió la instrucción precisa, en caso contrario, dale una oportunidad para que lo vuelva a hacer hasta que logre el resultado requerido.

 

Sin embargo, si ya se le enseñó la forma correcta y si aún así la persona sigue haciendo lo que quiere, entonces ¿Para qué uno tiene que luchar contra ello?

 

A veces, por nuestra cerrazón o desesperación queremos hacer las cosas mientras enseñamos. Tal vez la primera vez está bien, pero si la persona sigue sin querer hacerlo, considero que hay de dos sopas, como luego dicen.

 

La primera es que la persona es incapaz para realizar tal labor, por consiguiente debería de hacer otra cosa o indicarle que se prescindirá de sus servicios.

 

La segunda es que la persona tiene una rebeldía y sencillamente le importa poco lo que le dicen, solo quiere hacer su voluntad, además disfruta que su superior haga corajes y le indique una y cien veces como debe hacer las cosas, en este caso considero prudente prescindir de sus servicios también.

 

Hay un dicho muy pernicioso que dice, si quieres que las cosas salgan bien, hazlas tu mismo. Estoy en desacuerdo, porque si se desarrolla un proceso, se documenta y se explica correctamente con la persona adecuada se podrá llevar a cabo sin supervisión exhaustiva ya que el exagerado control inhibe la creatividad.

 

Hay personas que tienen la capacidad además de seguir el procedimiento como se explica y al pie de la letra, y estas mismas personas que están tan comprometidas con la organización, también pueden mejorar dicho procedimiento y hacerlo mucho más productivo, porque su práctica los convierte en maestros.

 

Considero que la capacitación es cara pero es más cara aún la ignorancia de las personas, por eso creo en que las personas tienen capacidades ilimitadas, cuando se lo proponen pueden lograr cosas sorprendentes, así que me gusta tener mucha paciencia y si es necesario explicar 10 veces un procedimiento.

 

Mientras la persona tenga el deseo e interés de aprender, lo hago con gusto, pero si detecto que la persona hace caso omiso a las explicaciones y solo busca que mi tiempo y el suyo se pierdan, soy implacable rompiendo cualquier lazo, ya que la voluntad es muy importante, nada se puede hacer contra una voluntad pobre.

 

Me pregunté, cuántas veces me ha tocado lidiar con personas así, cuántas veces he invertido mi valioso tiempo con personas que, o bien, son incapaces para realizar algo o les importa poco hacerlo bien.

 

También he invirtiendo ese valioso tiempo en supervisar y haciendo corajes solo para entender que por más veces que se les diga, el resultado será siempre el mismo.

 

Si bien lo dijo Einstein, locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes.

 

Esto me ha enseñado que mientras las reglas están claras todo funcionará adecuadamente.

 

Mientras te diga lo que espero de ti, la remuneración que obtendrás, el tiempo que se espera en que lo concluyas, las condiciones de entrega y finalmente las recompensas por concluirlo bien o consecuencias de entregarlo mal, en ese momento todo lo demás sale sobrando.

 

Si a ambos nos quedan claras esas reglas la vida puede fluir correctamente siempre. Si alguno de los dos queda inconforme después de eso, será lo mejor que haya pasado, porque a muy corto tiempo habremos entendido que trabajar por más tiempo así habría sido un desperdicio.

 

Esto funciona en cualquier tipo de relaciones, laborales como personales. Mientras las reglas o condiciones de alguna labor nos queden claras, todos podremos convivir en armonía.

 

Así evitaremos grandes decepciones porque asumimos cosas que jamás se darían o dimos por un hecho cosas que en realidad la otra persona pensó de manera diferente, por eso tal y como dijera mi buen amigo Alejandro Pacho, más vale una colorida que mil descoloridas.

 

Aprendizajes del día:

  • Nada se puede hacer contra una voluntad pobre
  • El exagerado control inhibe la creatividad
  • Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes ~Einstein
  • Mientras las reglas están claras todo funcionará adecuadamente
  • Más vale una colorida que mil descoloridas ~Alejandro Pacho
  • Reglas claras, relaciones largas

 

 

Facebook Comentarios
%d bloggers like this: