217 De las oportunidades en la generosidad

Me considero una persona generosa, sin que el elogio en boca propia suene a vituperio, pero creo que soy una persona que da y se otorga a si misma con sus amigos, colaboradores y con otras personas, por el simple hecho de hacerlo.

 

Aunque también sé que en algunos casos me detengo y deseo otorgar poco a los demás, hay veces en que siento que es responsabilidad de otros y me contengo, supongo que es normal o que a todos les ha de pasar lo mismo.

 

Pero mientras estaba en una reunión de trabajo decidí avanzar sin contenerme, decidí que si podía otorgar más lo haría y eso hice.

 

Siempre me han molestado las reuniones donde hay un “sabelotodo” que te indica en todo lo que estás mal y además te dice como remediarlo, por supuesto, jamás interviene en la solución, solo te dice en qué estás mal y como resolverlo.

 

En lo personal me parece muy molesto enfrentar a esa persona que se cree un asesor extremadamente competente, que piensa que sus consejos son los mejores, pero sin inmiscuirse y como es de esperarse, nadie hace lo que dicen porque ellos mismos jamás lo han hecho.

 

Como quería evitar verme reflejado en ese espejo decidí dar un paso al frente, además de indicar en lo que se estaba fallando también hacer ver que yo podía ofrecer una solución al problema, así que ofrecí mi tiempo y conocimiento en brindar asesoría especializada.

 

Propuse un entrenamiento en el manejo de redes sociales y demás instrumentos que ayudaran a las personas para mejorar el posicionamiento mercadológico de sus organizaciones y de paso el de sus comercios o ideas de negocio.

 

Mientras me preparaba para la presentación me surgieron muchas ideas, lo que primeramente surgió como un simple apoyo a mi grupo de Toastmasters, de pronto comenzó a tomar matices sorprendentes.

 

Comencé a visualizar cosas que antes ni me imaginaba, por ejemplo, vi la necesidad tan grande que existe de capacitación en estos temas.

 

Pude ver cómo cosas que para mí son comunes y sin chiste, porque vivo inmerso en ellos, para otros son temas que les gustaría comprender mejor ya que desconocen quien los pueda apoyar en ello.

 

Me sentí feliz porque gracias a una buena intención de capacitar y sin un fin particular de obtener algún beneficio, el simple hecho de hacerlo me estaba dando la pauta para poder emprender un tipo de negocio.

 

Siempre he considerado que los negocios deben partir de las necesidades, a diferencia de lo que en el pasado pensaba, consideraba que de los talentos surgían los negocios.

 

Ahora considero que una buena idea que tiene éxito es porque llena una parte del mercado que nadie ha podido llenar o imaginado llenar, claro, el talento que la hace surgir es imprescindible pero primero es la necesidad y luego el motor que la lleve a cabo.

 

Pensé de inmediato, un milagro cotidiano que surge por la generosidad, por el simple hecho de dar incondicionalmente la vida tiene una recompensa preparada para ti.

 

Aunque sé que por el momento es solo un diamante en bruto en mi imaginación creativa de negocios, pero sé que he encontrado un nicho de mercado al cual me puedo enfocar.

 

Además, si lo hago de la misma forma, es decir, de manera desinteresada con el único afán de proveer una alternativa para todas esas necesidades de las personas o los negocios, lo más probable es que lo convierta en una fuente de ingreso constante y muy rentable.

 

Todo gracias a la generosidad que surge al ver la necesidad de otros.

 

La vida está llena de misterios, pero curiosamente la mayor parte de ellos se desvelan cuando haces lo que verdaderamente te apasiona.

 

Cuando tu talento lo enfocas en las necesidades de otros en ese preciso momento es cuando se te otorga la sabiduría para emplearlo de la forma adecuada en el momento correcto. Y vuelvo a lo mismo, lo que das es lo que recibes.

 

Aprendizajes del día:

  • Por el simple hecho de dar incondicionalmente la vida tiene una recompensa preparada para ti
  • Pon atención en las necesidades de otros y obtendrás grandes beneficios
  • Haz lo que te apasiona y la vida desvelará sus misterios para ti
  • Cuando la necesidad aparece el satisfactor surge
  • La sabiduría para emplear tus talentos surge de la necesidad de otros
  • Evita proponer ideas geniales, haz que las cosas sucedan

 

 

Facebook Comentarios
%d bloggers like this: