286 Un ecosistema de crecimiento

Platicando con mi amiga Normita Peraza me comentaba de las muchas actividades que estaba realizando con su pequeña hija de tres años, me decía que muchas personas la criticaban porque le estaba pidiendo demasiado y no dejando que viviera su infancia, que los niños debían divertirse y jugar a esas edades solamente.

 

Sin dejar que ella me lo dijera, le pregunto y ¿Ella como está? Divertida y feliz, fue simplemente su respuesta.

 

Ella se sentía muy contenta porque en su vocación como madre sabía que lo estaba logrando, dándole oportunidades para que más adelante ella tuviera muchas opciones para decidir, por el momento para ella era divertido y jugaba en cada actividad, desde atletismo hasta actividades que desarrollan su creatividad y talento.

 

La escuchaba tan emocionada y solo podía sentirme feliz por ella y por la niña, pensaba que hay pocas personas con esa vocación de ser madre, con toda la intensidad, anhelo de ayudar en el crecimiento de un ser un humano de excelencia.

 

Y por un momento sentí celos y deseos de que mis padres hubieran sido así, sin menospreciar a los que tuve porque fueron adorables y por el simple hecho de darme la vida eso los convierte en grandes personas para mí.

 

Pero me hubiera gustado crecer en un ambiente similar y no solo en el ámbito familiar sino en todo el ecositema en el que la niña se está desarrollando, un ambiente de crecimiento, bienestar, salud y sobre todo mucho amor porque su hija está creciendo en ese espacio grandioso con unos padres amorosos.

 

Estar en ese ambiente considero que es el propicio para el desarrollo de cualquier ser humano de excelencia.

 

Si veo en retrospectiva todos los años de estudio que tuve, todas las decenas de materias que estudié, los cientos de apuntes que tomé y cuanto de eso me sirve o me sirvió…

 

Siento que si elimináramos ciertas materias que en muchos casos parecen de relleno, y pusiéramos más materias que tienen que ver con nuestro entendimiento, crecimiento, talentos, descubrimiento personal, etc. Tendríamos mas éxitos con los estudiantes egresados en todos los niveles.

 

Eso me recuerda a una amiga maestra y que una vez me dijo, “Cuando tuve la oportunidad de hacerlo lo hice. Recuerdo mis primeros años en la docencia.

 

Me invitaron a impartir una materia y al ver el material le comenté al maestro que me invitó que esa información me parecía anticuada y como en muchos casos enseñaba poco de todo y mucho de nada, así iban a egresar los estudiantes.

 

Me dijeron que así se había autorizado por quien sabe quien y que así debía de impartirse. Como has de saber pocas veces me quedo con una opinión absoluta.

 

Me arriesgué a que me corrieran primeramente, pero la verdad creo que nunca ha sido algo que me motive a cambiar, la otra era que me quitaran al grupo, decidí correr el riesgo.

 

Cambié todo de la carta descriptiva original, y puse material que les fuera a generar una ventaja competitiva a los chicos que enseñaba.

 

Con eso por lo menos podrían encontrar un empleo, algunos de ellos así lo hicieron, otros se dedicaron a eso y en lo que tengo entendido algunos siguen dedicándose a esa área y actualizándose para para aprender más”.

 

Aunque sé que ella está lejos de adjudicarse éxitos ajenos, se que muchos de sus estudiantes decidieron especializarse en su área de estudio, algunos de los comentarios fueron, “la verdad parecía no encontrar mi carrera y en su materia lo entendí, me gusto mucho y quiero hacerlo durante toda mi vida”.

 

Sé que ha sido condecorada en repetidas ocasiones como maestra distinguida y una vez me confesó, “El haber hecho que varias personas hayan encontrado su misión de vida ha sido el mayor premio que jamás haya recibido en la docencia“.

 

Aún hay mucho por hacer, pero creo que mientras existan personas como Normita con esa vocación de madre de excelencia y como mi amiga maestra con esa vocación de enseñanza de primer mundo, nuestro país producirá ciudadanos de alto nivel como en otros países.

 

Porque todos los seres humanos, del país que seamos, de la raza o credo que profesemos, estamos llamados a la grandeza, cada quien en su área y condiciones, porque todos sin excepción estamos llamados a ser grandes.

 

 

Facebook Comentarios