323 Soy una persona bendecida

Mi amiga María ha tenido experiencias muy fuertes recientemente donde ha estado a punto de perder su vida, pero en unas ha salido ilesa y en otras mediante intervención quirúrgica se ha logrado recuperar.

 

Cuando platicábamos me dice que se siente tremendamente bendecida porque a pesar de lo traumático de las experiencias está con vida, consciente y puede seguir trabajando.

 

Una de las experiencias le ocurrió una tarde mientras manejaba por una vialidad muy transitada, venía muy concentrada pensando en algo y estaba mortificada por ciertas situaciones que traía en su mente.

 

Mientras seguía sumida en sus pensamientos frena en medio de la vialidad, los automovilistas de un lado maniobran como mejor pueden, se escuchan silbidos de autos, rechinar de llantas, gritos de personas, cuando se da cuenta de que está en medio de la vialidad detenida, inmediatamente acelera y retoma el curso.

 

Hacer eso en medio de una vialidad muy transitada y de alta velocidad, definitivamente sé lo que estás pensando, fue un milagro nada cotidiano que nadie hubiera salido dañado en algún aspecto.

 

El saldo sorprendentemente fue cero heridos, ningún accidentado y ninguna pérdida que lamentar en alguna forma, eso sí, le gritaron improperios de toda clase.

 

En palabras de ella misma, la verdad es que después de lo que hice por andar distraída es de los males el menor, me siento apenada, me merezco todo lo que me gritaron pero también reconozco que estoy bendecida a la vez.

 

Una vez en casa analizó todo lo que pasó y no pudo más que maravillarse porque lo que hizo pudo haber causado además de pérdidas materiales, muchos accidentados y tal vez pérdidas humanas.

 

Lo que le dejó la experiencia fue bendecir su suerte y a Dios por esa nueva oportunidad, porque así lo consideró, una nueva oportunidad de lograr todo lo que debe realizar en esta vida.

 

Su misión personal, fue algo en lo que pensó y yo personalmente considero que en verdad tiene una misión muy importante ya que se le permitió seguir adelante y sin ningún rasguño.

 

Unos meses más tarde mientras visitaba a una empresa en el extranjero salió a dar un paseo en bicicleta, todo iba perfecto pero en una bajada perdió el equilibrio y el control de la bicicleta.

 

Se golpeó fuertemente en la cabeza, la diagnosticaron con un severo daño y tuvieron que hacerle una intervención quirúrgica, la cual ella misma describe como traumática, pero aun así, sigue estando consciente, viva y trabajando, expresado literalmente por ella, soy una persona bendecida.

 

Estoy de acuerdo con ella y en definitiva ella tiene una misión muy importante que realizar en esta vida ya que ese tipo de experiencias traumáticas son difíciles de sobreponerse por las secuelas físicas y mentales.

 

En una situación de milagro nada pasó pero en la otra vaya que si le tocó participar de la agonía, pero ella sigue feliz, contenta y buscando integrarse a laborar completamente.

 

Es tan genial en lo que realiza que sus propios clientes (pacientes) la están esperando a que ella se recupere para que los siga ayudando.

 

A veces se nos otorgan ciertas lecciones para que aprendamos lo maravilloso que es tener salud y tiempo disponible para disfrutarlo a plenitud, nuestra vida puede cambiar en un segundo.

 

Considero que ninguno necesitamos lecciones fatales para poder cambiar, la vida es preciosa, tenemos que vivirla felizmente, porque considero que esa es la principal misión del ser humano ser feliz y hacer felices a los demás.

 

Eso me hace pensar que al igual que María, regularmente andamos tan desconectados de nuestro equilibrio perfecto que si te pregunto ¿Qué tan feliz has sido hoy? ¿Qué me responderías?…

 

Considero que es muy importante darnos un espacio para sonreír y saludar, crear las condiciones para platicar con alguien valioso para nosotros, admirar el amanecer o atardecer.

 

Son milagros cotidianos que pasamos desapercibidos por estar tan atareados, pero cuando suceden este tipo de cosas que rompen nuestro “equilibrio” es cuando recapacitamos.

 

Evita que te pasen este tipo de cosas para “despertar”, recuerda que ninguno de nosotros tiene la vida comprada.

 

Aprendizajes del día:

  • Si estás con vida eres una persona bendecida
  • La enfermedad te ayuda a entender la bendición de la salud
  • La vida es preciosa, tenemos que vivirla felizmente
  • No te acuestes sin preguntarte ¿Qué tan feliz has sido hoy?
  • Despierta, nadie tiene la vida comprada
  • Hoy es importante, sonríe y saluda

 

 

Facebook Comentarios