346 Ataque a un titán – Parte 01

Estaba viendo una serie de TV llamada “Atacando a un titán” donde los seres humanos tienen que luchar con unos colosales personajes de hasta 15 metros de altura con la finalidad de sobrevivir.

 

Al verla me hizo recordar algo que viví cuando era estudiante en la universidad, una de las mejores experiencias que haya tenido en mi vida, considero qué esa vivencia la recordaré por el resto de mi vida.

 

En aquel entonces el titán a enfrentar era un maestro de una de las materias que mas ansiaba en mi carrera, cuando supe que ese titán la impartiría dije, será un reto y ¿Qué tan malo puede ser?

 

Lejos estaba de imaginar lo difícil que sería intentar enfrentarlo, un titán colosal, rugía y causaba un miedo a todos los que nos cruzábamos en su camino.

 

Todo inició cuando mi amigo León y yo decidimos enfrentarlo verdaderamente, lo estudiamos casi la mitad del semestre para comprender cosas interesantes sobre ese titán.

 

Lo considerábamos alguien muy débil pero que gritaba mucho, alguien que suplía su desconocimiento de la materia con humillaciones frecuentes a los alumnos, faltas de respeto y demás situaciones incómodas donde por lo menos mi círculo de amigos y yo coincidíamos que era insoportable.

 

Una tarde decidimos revelarnos y actuar. Jamás olvidaré lo que surgió de esa mañana donde mi amigo León y yo nos hicimos cómplices para acabar con esa dictadura, algo jamás visto, pero nosotros podríamos porque teníamos todos los deseos de emanciparnos del yugo que nos sofocaba.

 

El día siguiente después de que el profesor concluyó con su manera tan peculiar de impartir su clase mi compañero y yo le dijimos que queríamos dar un aviso a él y al grupo.

 

Mi compañero León de una manera contundente comenzó a decir cosas acerca del maestro y su forma de impartir la clase.

 

Algo que me impactó fue cuando escuché, si todos esos obreros, agricultores y demás jornaleros que tienen sus esperanzas puestas en mí como el futuro del país, vieran que el dinero de sus impuestos está en manos de una persona que es un agachado, que le tiene miedo a un maestro y por comodidad guarda silencio ¿Qué pensarían? Por eso mismo digo que usted no está capacitado para ser nuestro maestro.

 

El maestro estaba rojo de coraje, creo que jamás le habían dicho algo al respecto, ya que había un común denominador en todas las generaciones posteriores y sin ser excepción en ésta, todos decían, te trata mal, te grita o insulta, pero es muy buen maestro.

 

Mi amigo les preguntaba, ¿en serio?, ¿qué aprendiste? Nadie sabía responder, todos solo tenían la idea de que era buen maestro, tal vez como consecuencia secundaria del miedo que a todos nos inspiraba.

 

La verdad fue una experiencia inolvidable, cada vez que veo a mi amigo León [así se llama y no es imaginario :)] lo recordamos con nostalgia y mucho orgullo.

 

En la parte 02 de este milagro cotidiano te compartiré la continuación de la historia donde me toca tomar la palabra y expresar mi sentir, solo te puedo decir que esa experiencia cambió mi vida para bien.

 

Aprendizajes del día:

  • Los mayores retos son tus mejores experiencias de vida
  • Cuando enfrentas tus miedos te liberas instantáneamente
  • Perro que ladra no muerde
  • Enfrenta tus miedos y estarás listo para recibir de la vida lo mejor
  • Tus acciones presentes determinan tu éxito y el de todo tu país
  • Si callas por miedo, acepta las consecuencias
  • Aunque seas pequeño puedes enfrentarte a un titán

 

 

Facebook Comentarios