363 Alto perfil

Platicando con unos políticos sobre la forma en que se deben tratar a los ciudadanos, me decían, ni le muevas, ve la manera en que ellos se sientan a gusto, dales un trabajo sencillo, con que les alcance para lo básico de la semana, su parranda del fin de semana, ponles una televisión y listo. Las personas se sentirán felices, te evitarás problemas y todo funcionará como debe de ser.

Suena como algo ideal, pero ¿en realidad necesitamos personas de bajo perfil?, ¿será apropiado que las personas sólo estén tranquilas sin más? Algunas personas buscan tener a otros en un estado aletargado para que avancen lo menos posible, pero, ¿acaso son ignorantes de las repercusiones de ello?, es decir, avanzar lo menos es producir lo menos posible, ¿se darán cuenta de ello?

En mi experiencia como colaborador de otras empresas, instituciones e incluso en mi propia empresa he considerado que el mejor colaborador es aquél que crece y busca superarse, esa persona que se le invita a lograr más, lo acepta y genera cosas sorprendentes, porque finalmente sabe que es su crecimiento el que se obtiene primero y por consecuencia el de la empresa a la cual se representa.

En lo personal, me da gusto que además de mí también hay otras personas que piensan que es preferible a un colaborador capacitado que uno sin entrenamiento. Una vez alguien me dijo, mientras yo le comentaba que capacitar resultaba caro y qué pasaría si la persona se iba, me respondió y ¿qué tal si se queda?, ¿qué es más caro, el costo de la capacitación o el de la ignorancia en tu organización?, por supuesto me quedé sin palabras.

En ese momento entendí el milagro cotidiano, es preferible que las personas manejen un alto perfil que uno bajo, es preferible que las personas dentro de una organización cualquiera que ésta sea, siempre busquen mejorar porque su crecimiento impacta no sólo en la organización sino en todos los que forman parte de ella, a partir de ahí entendí la frase de un muy buen amigo, “prefiero pagar por gente capacitada y productiva que por gente que sólo esté calentando el asiento, yo jamás pago por horas nalga”. Me dio mucha risa pero entendí el mensaje a la perfección.

Para muchas personas esto es una realidad, “hacen cómo que me pagan y hago cómo que trabajo“, si supieran el daño que se están haciendo. A la organización donde trabajan puede ser que le hagan un daño aparente, porque está invirtiendo en alguien sin compromiso, pero finalmente ellos son los que se dañan, se vuelven objetivos fáciles de sustitución y después de difícil contratación, porque cuando deben manifestar sus habilidades, les resulta difícil demostrar un buen desempeño.

Considero que lo importante siempre es dar lo mejor de uno mismo. Una vez un conocido me platicaba que en su empresa “no veían” su labor, “no valoraban” sus esfuerzos y le dije lo que una buena amiga me enseñó, ¿y tu valoras tu labor?, ¿aprecias tus esfuerzos para mejorar?, el resultado fue un tanto predecible, se enojó conmigo y me dijo, pues ellos son los que deben ver mis avances, ¿a mí de que me sirve?, para evitar conflictos dejé la situación tal como estaba.

Sin embargo, espero que algún día pueda leer este mensaje y entienda que en realidad el mayor beneficiado de su crecimiento, no es la empresa, ni su alrededor, que por fuerza se impacta, pero el que sale ganando más de avanzar, es él mismo, ¿qué importa que los demás lo vean?, importa que tú lo veas, importa en lo que te estás convirtiendo, porque si te dan a elegir, que preferirías, ¿invertir tu tiempo y esfuerzo en tu persona o malgastarlo sólo porque nadie se da cuenta o lo valora?, ¿a quién le beneficia o afecta más?.

De pronto siento impotencia cuando veo a algún colaborador invertir su tiempo valioso y de la organización que lo contrata en redes sociales, videos, películas sólo porque “cree” que nada tiene que hacer, ya avanzó en todo y ahora sólo le queda “justificar” su tiempo de ahí a la hora de salida. Sin embargo, entiendo que todo es como debe ser y todo es aprendizaje, las personas que hacen eso de alguna manera terminan retirándose o siendo excluidas tarde o temprano.

Como siempre, la decisión está en ti, si el gobierno, tu patrón, tu familia o quien quieras, desea mantenerte en un estado aletargado y sin futuro, te recuerdo que vives en un país libre y la decisión de tener un alto perfil, ser inteligente, sobresaliente, especial, grandioso, talentoso, afortunado, acaudalado y todo lo positivo que te puedas imaginar, es responsabilidad de una sola persona, tú.

Facebook Comentarios